Este pequeño bosque, donde predominan los cedros, nos invita a recorrer todo el arbolado que nos rodea. La principal plantación de árboles en el Hospital de Navarra se produjo hacia 1950, aunque existe un grupo de castaños de Indias centenarios. Otros muchos se han ido plantando para reemplazar los ejemplares iniciales que iban desapareciendo. “¡Abandone toda desesperación quien entre aquí! Bernardo Atxaga

CEDROS DEL HOSPITAL

Cuando mi mirada se refugió en tu alta bondad,el aire de tus manos limpió las heridas, espolvoreó polvo de mañanas y yo fui quitándome los ángulos, las aristas, los vérties que quedaron lavados en mi piel con el diagnóstio que cambió nuestros días.

Ahora que vivimos aquí y mis lágrimas riegan tus recuerdos, quiero contigo, perfumar la esperanza, conquistar la luz de la ventana, miles de ventanas que observan las aves entre tus ramas habitadas.

Hoy en tu regazo, quiero que mezas mi dolor intenso, llévame en tus sonidos la música solitaria y no dejes que los hielos sequen los labios  lívidos.  

Blanca.