Tabaco

Los centros educativos, además de ser entornos en los que está prohibido fumar, contribuyen a la prevención del consumo de tabaco. Para ello, es clave implicar a profesorado, personal, padres y madres, y al propio alumnado.

En el ámbito educativo, con acciones en los centros y con actividades integradas en el currículo, se puede animar a los y las estudiantes a valorar el impacto que el tabaco tiene sobre su salud, la de su entorno y el medio ambiente, y a tomar sus propias decisiones.

Estos son algunos de los materiales disponibles para abordar este tema en clase.